En las próximas elecciones parlamentarias de 2017 comenzará a regir la Ley 20.840, que elimina el actual sistema binominal por uno proporcional inclusivo, aumenta el número de diputados de 120 a 155, además de refundir los actuales 60 distritos en 28. Respecto a los cambios de las circunscripciones de senadores, estos también sufren modificaciones, pero que no trataremos en esta nota.

Los actuales distritos 46 (Arauco, Cañete, Contulmo, Curanilahue, Lebu, Los Álamos, Lota y Tirúa) y 47 (Alto Bio Bio, Antuco, Laja, Los Ángeles, Mulchén, Nacimiento, Negrete, Quilaco, Quilleco, San Rosendo, Santa Bárbara y Tucapel), se fusionarán para conformar el nuevo distrito 21, que elegirá cinco diputados en vez de los cuatro actuales si sumáramos ambos: Manuel Monsalve (PS, 46), Iván Norambuena (UDI, 46), José Pérez (PRSD, 47) y Roberto Poblete (IND, 47).

¿Pero, que pasó con las cifras más allá de los nombres tras las Municipales 2016 en el futuro distrito 21?

  1. Alcaldes

La Nueva Mayoría obtuvo ocho alcaldías (2 en distrito 46 y 6 en el 47), el pacto Chile Vamos también obtuvo ocho comunas (5 en el 46 y 3 en el 47), por otra parte los independientes obtuvieron cuatro alcaldes (1 en el 46 y 3 en el 47), en tanto los partidos más pequeños no consiguieron ninguna primera autoridad comunal.

  1. Votos

El total de votos de la Nueva Mayoría fue 93.469, con 34.112 en el distrito 46 y 59.357 en el 47; en tanto Chile Vamos sumó 78.991 con 42.419 en el 46 y 36.572 en el 47; en tanto los independientes obtuvieron 27.222 y los partidos minoritarios sumaron 3.728 votos (Partido Ecologista, PRO, Amplitud y Partido Humanista).

Los votos válidamente emitidos sumaron 203.410, donde la Nueva Mayoría superó en 14.478 sufragios a Chile Vamos, lo que representa un 7,1% favorable al conglomerado de centro – izquierda.

El actual distrito 47 por el solo hecho de tener 24.346 votos más que el 46 en esta elección municipal (113.878 contra 89.532), tiene más opciones en la futura fusión de obtener tres representantes contra dos del actual distrito litoral de Arauco, y en este apartado la balanza también se inclina a favor de la Nueva Mayoría, donde la lógica indica que debiese ser un tres contra dos de Chile Vamos.

Hay que recordar que en la elección parlamentaria pasada (2013), con el sistema binominal aún funcionado, la Nueva Mayoría dobló a Chile Vamos en el distrito 47 con 69.365 votos de José Pérez (PRSD) y Roberto Poblete (IND), contra Cristóbal Urruticoechea (IND) y Joel Rosales (UDI) que sumaron 34.656 sufragios, la diferencia fue mínima, perjudicando a Urruticoechea (19.838 votos) contra Poblete (15.826 votos). En tanto en el distrito 46, los candidatos electos fueron Manuel Mosalve (PS) con 33.688 votos e Iván Norambuena (UDI) con 30.806 preferencias, sumando 50.948 votos la Nueva Mayoría y 31.915 el pacto Chile Vamos.

  1. Incógnitas

Cualquier análisis que se pueda hacer de las cifras y su proyección está marcado fuertemente por la gran abstención de electores, reflejado en que en esta elección municipal solo votó aproximadamente el 30% de los habilitados para sufragar, lo que ha puesto en agenda si debe o no volver el voto obligatorio.

Ante este nuevo escenario, fusionar dos distritos y agregar un nuevo parlamentario (quedando impar), sumado a la gran abstención, la situación se vuelve sumamente compleja, donde los partidos tendrán que sacar la calculadora mejor que nunca para prever un escenario incierto, pero donde si hay un antecedente no menor: la alta votación obtenida por Esteban Krause (PRSD) en estas municipales (subió de 26.744 a 27.272, donde en 2012 se emitieron 59.060 votos válidos y 44.561 en 2016), sumando más votos al doblaje del 2013 y extendiendo una posible elección de un tercer candidato, esto dado lo baja votación del UDI Eduardo Borgoño (quien bajó de 21.630 en 2012 a 14.473 en 2016), y de un sector que no ha podido posicionar en las últimas elecciones candidaturas fuertes como lo fueron en su momento Juan Lobos (fallecido) o Joel Rosales (casi descartado), habrá que esperar si retorna Cristóbal Urruticoechea que obtuvo una votación superior a Poblete en 2013. Ahora bien, también hay que considerar la votación del distrito 46 (menor en tamaño y en votos), donde se impuso la Nueva Mayoría en votos totales en la parlamentaria 2013, pero imponiéndose el pacto Chile Vamos en la municipal recién pasada.

Candidatos de la actual Nueva Mayoría hay bastantes: la actual concejala demócrata cristiana Teresa Stark quien no fue a la reelección (7.446 votos, superando en casi 3.000 a la segunda mayoría); los actuales diputados José Pérez Arriagada y Roberto Poblete; y hasta un potencial Esteban Krause con su excelente votación actual.

En tanto, el pacto Chile Vamos tiene bastantes rostros pero ninguno ha demostrado el potencial individual reciente como para ser carta segura a obtener un cupo dado el nuevo sistema proporcional: Eduardo Borgoño (7.157 votos perdidos entre 2012 y 2016); Joel Rosales (tercero en la primaria de Chile Vamos 2016); Jaime Veloso (segundo en la primaria 2016 y actual alcalde electo en Tucapel); Bruno Vyhmeister (cuarto en primaria 2016); Cristóbal Urruticoechea (segundo pero no electo en parlamentarias 2013).

Respecto a los posibles candidatos del actual distrito 46, la tendencia dice que los parlamentarios electos tratan de conservar su escaño (Norambuena y Monsalve), y un tercer candidato recae posiblemente en la DC Joanna Pérez (17.260 votos en 2013) contra los escasos 1.109 de Carlos Martínez en la misma elección (Chile Vamos).

Finalmente, si estas elecciones municipales fueron una gran incógnita en los pronósticos debido a los casos de corrupción (financiamiento ilegal de la política), lo que provocó en definitiva la alta abstención, sumado a la gran cantidad de concejales que dispersaron los votos a fracciones mínimas respecto a 2012; las elecciones parlamentarias de 2017 serán una verdadera caja de pandora para una u otra coalición (por la desaparición del binominal), y que por ende también influirán en su trabajo en la elección presidencial. Chile Vamos tiene los números duros en contra (votos), pero la Nueva Mayoría tiene el handicap de la mala evaluación del gobierno, y ambos bloques una pésima evaluación ciudadana. Quizás sea la hora de los independientes o una tercera vía.

Comentarios

Comentarios