Luego de 101 días en Chile, este miércoles arribaron a Bolivia los nueve militares y funcionarios de ese país que fueron detenidos en la frontera.

El proceso judicial terminó la semana pasada luego de que los imputados optaron por acceder a un procedimiento de juicio abreviado, que los condenó -en el Juzgado de Pozo Almonte- a la expulsión del país en un plazo de 30 días y una multa de $32 millones.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter
Pese a que los nueve ciudadanos altiplánicos estaban acusados de los tres delitos, la magistrada indicó que sólo se podía acreditar los tres ilícitos a los militares bolivianos Alex Carvajal y Carlos Calle, mientras que los aduaneros David Quenallata Laurel, Carl.Luis Guachalla Rada, Juan José Tórrez Gonzales, Ediberto Raúl Flores Mamani, Arsenio Choque Gonzales, Brian Leandro Quenallata Mendez y Diego Guzmán Vásquez fueron declarados culpables de robo con violencia y contrabando y eximidos del porte ilegal de armas.

El principal foco del arresto, han sido las críticas del Presidente boliviano Evo Morales, quien ha insistido en que sus ciudadanos son inocentes de los delitos que se imputan y quien en la víspera de la llegada, confirmó en su Twitter que pagó la multa.

 

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Senado boliviano rendirá “justo reconocimiento” a detenidos

En tanto, el Senado de ese país aprobó un proyecto de acuerdo donde se declara “rendir justo y merecido reconocimiento” a los funcionarios, quienes según sostienen en la declaración “fueron injustamente detenidos y procesados por la justicia y el gobierno chileno, demostrando patriotismo y valor al sostener con convicción y dignidad su verdad, poniendo en alto el nombre del Estado Plurinacional de Bolivia”.

 

Comentarios

Comentarios